Problemas de pareja

Adiós Problemas de Pareja Ya

Adiós Problemas De Pareja YA

¡Qué difícil es tener una buena relación de pareja

Cuando tenemos problemas de pareja nuestra vida se arruina. Y cuando hablo de “problemas de pareja” me refiero a cuando realmente suponen una dificultad para la felicidad de cada uno.

Intentamos dialogar, que el otro haga (o deje de hacer) eso que necesitamos para sentirnos felices. Y no conseguimos nada. Y lo volvemos a intentar. Y nada. Cada vez la situación se hace más y más insostenible. Empezamos a tener ansiedadestrés, e incluso puede que empecemos a tener signos de depresión.

Y, como casi todo el mundo, yo también tuve problemas en mi matrimonio. Y no encontré solución. Al final nos separamos. De eso hace ya muchos años. Pero no me quedé ahí. Con cada pareja que fui teniendo fui aprendiendo más, experimentando nuevos sistemas para que las relaciones fuesen fluidas. Investigando y leyendo sobre el tema. Y ahora puedo decir que tengo una hermosa relación con mi actual pareja.

Te iré enseñando todo eso que he aprendido, en parte por mi formación como psicoterapeuta y en quizás mayor parte por mis vivencias personales.

Te ofrezco también mi ayuda a través de mi sistema Ayuda Psicológica Ya donde podrás ver cómo puedo ayudarte y tendrás la posibilidad de tener una Primera Consulta Gratis

¡Qué difícil es tener una buena relación de pareja!

Esto es algo comúnmente aceptado…..”Todas las parejas tienen problemas” nos dicen. Y sí, así es. Pero cuando esos problemas empiezan a desquiciarnos, a afectarnos tanto que sufrimos, la situación se hace insostenible.

Y utilizamos “instintivamente” los dos sistemas primarios que compartimos con el resto de animales, huimos o luchamos.

Huimos tanto a través de una separación (muchas veces la mejor opción cuando ya las cosas están muy feas) o a través de una especie de “rendición”, una aceptación de la situación y del punto de vista del otro, lo que no suele llevar más que a un estado de abatimiento, desesperanza, una pérdida enorme de la autoestima.

O luchamos. Quién haya visto “La Guerra de los Rose”, una película en la que Michael Douglas y Kathleen Turner son un matrimonio enfrentado a muerte sabrá de lo que hablo. (Por cierto, vale la pena verla!).

Estamos inmersos en esa lucha, el clima entre los dos se hace cada vez peor. Las posturas cada vez más enfrentadas. Nos sentimos terriblemente incomprendidos. Y nos sentimos mal, muy mal. Ninguno de los dos sistemas se muestra efectivo para resolver un problema de pareja.

Elementos para la Resolución de los Problemas de Pareja

El diálogo: “Hablando se entiende la gente”,…..¡o no!.

Para que dialogando consigamos algo tiene que haber una “autentica disposición” por parte de ambos a entender y aceptar al otro. Te iré enseñando trucos y técnicas para que el diálogo sea efectivo.

La aceptación de otro: Es absolutamente necesario partir de una postura de aceptación del otro, con sus virtudes y defectos.

Tenemos que partir de ese concepto jurídico de “circunstancias atenuantes”. Una persona no es como es porque haya decidido “libremente” ser así. Todos somos producto de lo que hemos vivido, de lo que nos enseñaron con su ejemplo nuestros padres. De lo que nos enseñaron nuestros maestros, nuestros amigos, la televisión y el cine, en fin, de las circunstancias de nuestra vida. Lo único que podemos echar en cara a alguien no es que sea como es, sino que no haga nada por cambiar.

El respeto: Todos hemos oído decir “cuando se pierde el respeto todo se acaba”. Y así es.

Solamente a través de la aceptación y el respeto al otro podemos empezar a solucionar los problemas de pareja. Todas las personas merecemos ser respetadas. Por mucho que pensemos que alguien no merezca respeto, todos, absolutamente todos, lo merecemos. Como todos los seres vivos. Metete esto en la cabeza. Es un dogma, un principio fundamental e universal reflejado incluso en las leyes y en la Declaración Universal de los Derechos Humanos de la ONU.

Las creencias: Las cosas no son lo que son, son lo que creemos que son.

“Tanto si crees que puedes como si crees que no puedes, tienes razón”, “Eres lo que crees que eres”, “Nada es imposible hasta que te dicen que lo es” son algunas frases que ilustran lo que quiero decir. Una de las cosas que se estudian en P.N.L. (Programación Neuro-Lingüística) es que el mundo no es lo que es, es lo que percibimos que es. Es la interpretación de esa percepción lo que conforma nuestra visión de la realidad como dice la popular frase “Todo depende del color del cristal con que se mire”.

Nuestro sistema de creencias es el que hace que digamos “Esto es bueno” o “Esto es malo”. Y ese sistema de creencias es lo que facilita o dificulta nuestra vida. En relación a los problemas de pareja, la creencia que está debajo de casi todo es: “Si me quisiese haría (o no haría) esto o lo otro. Y esta creencia es la que lo fastidia todo.

Lo Fundamental para Resolver los Problemas de Pareja

Lo primero y fundamental es “Tener la Mente Abierta”. Cuando nos cerramos a algo, cuando pensamos que algo “Tiene que Ser Así” es cuando no conseguimos nada.

Seguro que has intentado una y mil veces razonar con tu pareja. Pero cada uno sigue en sus trece (implícita o explícitamente), nadie quiere dar el brazo a torcer. Quizás al final acabes con un “vale, lo que tú digas” pero interiormente no claudicas. O quizás acabe la discusión con un portazo. Tú sigues pensando lo mismo y tu pareja también.

Como te decía, es esencial “Tener la Mente Abierta”, tener una buena disposición a entender al otro, a “meterse en su piel”, lo que se llama empatía.

Es imprescindible apartar momentáneamente nuestro punto de vista, “lo que pensamos que está bien y lo que está mal”, “lo que tiene que hacer (o dejar de hacer)”, solo porque nosotros pensamos que tiene que ser así, para poder realmente escuchar y comprender al otro.

¡Y es desde ese punto, en el que escuchamos al otro y empezamos a entenderlo, con respeto, aceptando que cada uno es como es, de que cada persona tiene un punto de vista ligera (o absolutamente) diferente……..es desde ese punto desde el que podemos empezar un diálogo productivo y empezar a resolver nuestros problemas de pareja!

No digo que este proceso sea fácil ni sencillo de hacer pero, con ayuda, te será posible conseguirlo. Yo mismo me libré de la depresión que sufrí hace años siguiendo este método.

Te ofrezco también mi ayuda a través de mi sistema Ayuda Psicológica Ya donde podrás ver cómo puedo ayudarte y tendrás la posibilidad de tener una Primera Consulta Gratis

CONTACTAME

TESTIMONIOS

Te muestro a continuación algunos comentarios que de mí, y de la efectividad mi sistema, algunos de mis antiguos pacientes me han enviado. Puedes ver todos los que he puesto en esta web en el apartado Testimonios.

Como verás para preservar la confidencialidad, algo absolutamente imprescindible en una relación terapeuta-paciente, solamente he puesto el nombre propio y la ciudad donde residen. Evidentemente tampoco he puesto fotografías. Todos ellos se han brindado a hablar contigo para que les puedas consultar sobre mí.

“Me encontré con una depresión postparto con antecedentes de estrés y ansiedad en el pasado, que había tratado con una terapeuta en sesiones presenciales que me costaba seguir dado mi ritmo de trabajo. Con el bebé ya era imposible, sobre todo porque no tengo familia aquí y mi marido trabajaba de tarde-noche. Un día encontré la página de Javier y me animé a llamar. Me preguntaba si se podía mantener una terapia telefónica. Pues no sólo eso: descubrí que ahorraba tiempo (desplazamientos, etc.), que podía sincerarme mejor, ya que no me sentía observada, no tenía problema en cuanto a cómo ir vestida a la terapia, podía estar en la intimidad de mi casa, en mi sofá, en pijama, con mi colacao…

Por supuesto que el terapeuta recibe mucha información con el lenguaje no verbal, pero en mi caso estoy segura de que la información verbal que recibe mi terapeuta es mucho más rica, ya que mi disposición a la terapia es más positiva. Estoy más relajada antes del momento y, lo más importante, después puedo quedarme tranquila en mi sofá pensando en lo que hemos hablado. Gracias, Javier, por tu ayuda.”

Eva, Palma de Mallorca

 

 “Cuando decidí acudir a Javier, fue en un momento de mi vida en el que me encontraba perdida y desesperada, sentía que la vida me quedaba grande y que toda mi existencia era un fracaso, no esperaba nada en concreto, quizás, tan solo desahogarme, sentirme escuchada, volcar mi rabia y mi desesperación fuera de mi, y encontré a alguien que me escuchó, me acompaño en mi desesperación, y me ayudó a entender que hay problemas que no tienen solución, o al menos que la solución no está en nosotros y a enfocar aquellos que si la tienen desde otra perspectiva,  me enseño a mirar con otros ojos, y también me enseño a quererme y a valorarme más.

Y ahora, aunque sigo teniendo algunos problemas y en momentos puntuales pase algunos malos ratos, puedo decir que en líneas generales me siento satisfecha con mi vida y a gusto conmigo misma. Y a todo ello contribuyó Javier.

Gracias Javier.”

Eva, Cáceres

¿Quieres conocer técnicas para Superar los Problemas de Pareja ?

En mi Blog encontrarás algunos artículos que pueden ayudarte como el de ¡Me Engañó! – “La Estafa del Enamoramiento”

Psicólogo Online, Psicólogo por Teléfono o Psicólogo Presencial?

Ventajas e Inconvenientes de cada Modalidad

En este artículo quisiera desmitificar la idea de que es mejor acudir a un psicólogo presencial que a uno online o por teléfono.

Primero estableceré la diferencia conceptual entre online y por teléfono. Para mi, online quiere decir por email o chat, y por teléfono significa poder escuchar a la persona, con sus cambios de entonación, sin que, al escribir, quiera decir las cosas tan perfectamente que se pierda la espontaneidad.

Para mi es imposible trabajar con un paciente al que no oiga su voz, su entonación, sus inflexiones y pausas, las palabras que se escapan inconscientemente. Esas palabras que muchas veces son claves, esas palabras que consciente o inconscientemente decimos y que se revelan como algo muy importante en la terapia. Y, sobre todo, una persona lo que desea es saberse escuchada y comprendida.

Con lo cual descarto categóricamente la utilización de un medio escrito (email, chat, WhatsApp) ya que cuando escribimos no lo hacemos de un modo espontáneo. Espontaneidad necesaria para poder percibir lo que nuestro inconsciente revela.

También descarto el uso de Skype o similares, dado que nuestro cerebro en los últimos 100 años se ha acostumbrado al teléfono pero no ha tenido tiempo suficiente para adaptarse a la videoconferencia, que a veces es imperfecta, y le resulta artificial.

Así pues solo nos quedan dos opciones, acudir a un psicólogo presencial en su consulta o ser atendido por teléfono. Ambas tiene ligeras ventajas y desventajas.

En la consulta, presencialmente, el terapeuta puede ver el lenguaje no verbal, el lenguaje corporal. Esto es algo interesante. Pero se corre el riesgo de que por la apariencia física de cada uno, a uno u otro les «caiga mal el otro», al igual que se corre el riesgo de que ciertos movimientos corporales sean mal interpretados. Otra desventaja es la falta de privacidad en cuanto se nos suele pedir el nombre completo, dirección, etc.

En el caso de la consulta y/o terapia telefónica hay ciertas ventajas entre las cuales está la inmediatez, el anonimato, eliminación de distancias, solución a la falta de tiempo, comodidad y economía.

Evidentemente no con ello quiero decir que la consulta y/o terapia telefónica sea mejor que la presencial. Cada una tiene sus ventajas e inconvenientes, pero ambas dos son igualmente efectivas.

Con este artículo espero haberos aclarado las diferencias entre un psicólogo online, un psicólogo por teléfono y uno presencial.

¿Depresión o Estado Depresivo? 10 Cosas que Puedes Hacer para Combatirlas

¿Cuál es la diferencia entre un estado depresivo y una depresión?

Un estado depresivo es un estado en el que, siendo capaces de hacer las cosas de nuestro día a día, nos encontramos faltos de energía, viendo nuestra vida y el mundo de color gris, sin tener especiales ganas de hacer nada y muchas veces sin ilusión. Es como si fuésemos un poco “zombies”.

Y una depresión es un estado en el que tenemos la sensación de estar en un profundo pozo de tristeza y oscuridad. Ya no podemos hacer muchas de las cosas de nuestro día a día.

Solo tenemos ganas de estar en la cama o en el sofá, de sentirnos como en una cueva.

Vemos la vida de color negro. Tenemos ganas de llorar. Y nuestros pensamientos son absolutamente negativos.

Ya no solo no tenemos ilusión por nada sino que ya no somos capaces de disfrutar con aquello que antes nos hacía disfrutar. Nada nos apetece. Ni somos capaces de sentir placer…aquellos platos de comida que nos gustaban ya no nos dicen nada, ni tenemos ganas de salir a cenar ni de ir al cine…

Los pensamientos son totalmente negativos. Hay mucho sufrimiento, e incluso, si la depresión es muy profunda, podemos tener pensamientos de muerte o suicidas. …

Cómo Controlar el Sufrimiento – «El Rato de Sufrir»

Esta técnica es una de las joyas de la nueva psicología, las Terapias Breves, y es una técnica de las llamadas «paradójicas»…»hacer lo contrario de lo que parece que habría que hacer».

Establece que, como controlar el «contenido» de nuestros pensamientos, «lo que pensamos», al principio puede ser difícil,  lo que hacemos es controlar «cuando» dejamos que aparezcan esos pensamientos que nos producen ansiedad, o depresión, o estrés…¡y esto es mucho más fácil!

Te aconsejo que también leas la técnica complementaria a esta «El Sitio de Sufrir»

Esta técnica sirve para: la ansiedad, el estrés, la depresión, las obsesiones, las fobias, los traumas, y para controlar todo tipo de pensamientos que nos provocan malestar….

Cómo Controlar el Sufrimiento (2) – «El Sitio de Sufrir»

Al igual que la anterior técnica que te he enseñado (la que se titula «El Rato de Sufrir») esta  es otra de las maravillas de la nueva psicología.

Propone controlar “dónde” dejamos que salgan los pensamientos que nos producen ansiedad,  depresión o estrés. No en cualquier sitio vamos a permitirle a nuestra mente que deje salir esos pensamientos negativos. Solamente en un lugar específico.

Se parece a aquello que quizás te dijesen de niño (o niña)…«¡Vete al rincón de pensar!»

Esta técnica sirve para: la ansiedad, el estrés, la depresión, las obsesiones, las fobias, los traumas, y para controlar todo tipo de pensamientos que nos provocan malestar….

¡Me Engañó! – «La Estafa del Enamoramiento»

Al empezar una relación, como estamos enamorados, solo vemos lo bonito del otro, incluso tendemos a «inventar» virtudes que en realidad no existen. Y es a medida que va pasando el tiempo cuando vamos descubriendo aquello que no nos gusta.

Al hecho «terrible» de descubrir defectos en nuestro amado (o amada) hay que sumarle un extraño efecto que sucede en el inconsciente: va cobrando dentro nuestro una sutil e insidiosa idea de «me ha engañado». Por contraposición a aquella idea de «ser maravilloso» que teníamos de él o ella vamos viendo «la realidad»…y nos sentimos estafados.

Es importante recalcar que este «engaño», aunque en parte sí es achacable al otro (al principio de una relación todos mostramos nuestras mayores virtudes, incluso las exageramos y adornamos), es,  en un grado muy importante «culpa nuestra»….

Cómo Relajarse Aunque Parezca Imposible – «La Relajación Progresiva»

Esta Técnica es Fácil, Rápida y Muy Efectiva…¡Pruébala y Verás!

Se basa en que es imposible que coexistan la sensación de bienestar corporal y la de estrés mental. La relajación progresiva de los músculos reduce la frecuencia y la presión de la sangre, así como el grado de transpiración y la frecuencia respiratoria, y, cuando se realiza de modo correcto, puede llegar a tener el mismo efecto que un fármaco que actúe reduciendo la ansiedad.

Un médico de Chicago llamado Edmond Jacobson publicó en 1929 un libro titulado Relajación Progresiva. En él describía su técnica de relajación profunda, la cual, según afirmaba, no requiere imaginación, fuerza de voluntad ni sugestión. Esta técnica está basada en la premisa de que las respuestas del organismo a la ansiedad provocan pensamientos y actos que comportan tensión muscular. Esta tensión fisiológica, a su vez, aumenta la sensación subjetiva de ansiedad.

La relajación muscular profunda reduce la tensión fisiológica y es incompatible con la ansiedad: el hábito de responder de una forma anula el hábito de responder de la otra. Esto es como si en la mente hubiesen dos mensajes contradictorios: la ansiedad y la relajación después de hacer esta técnica (o cualquier otra). Tiene que decidirse por la una o por la otra. Y la mente siempre da prioridad a un mensaje físico, corporal. Con lo cual decide que, si el cuerpo me dice «relajado» es que no hay ansiedad, así que elimina la ansiedad.

Esta técnica sirve para todo aquello que genere ansiedad:  la angustia, el pánico, los miedos, el estrés, la depresión, las obsesiones, las fobias, los traumas, etc… …