Depresión

Adiós Depresión Ya

Adiós Depresión YA – Cómo Superar una Depresión

Padecer de depresión es como estar en un profundo pozo de tristeza y desesperanza. No solo estamos inmersos en ella sino que no sabemos cómo salir ni si saldremos de ella. Quien no la ha tenido nunca no puede entenderlo y suele decir algo así como “anímate”, “alégrate” o “sal a divertirte”…¡como si uno pudiese!…y lo sé porque yo también la padecí, así que puedo entenderte perfectamente.

Hace años que superé la depresión y quiero compartir contigo las formas de combatirla que conozco tanto desde mi formación como psicoterapeuta como algunos trucos que fui descubriendo. La depresión es tristeza y desesperanza. Y en muchos casos va asociada a la ansiedad.

A veces la depresión se manifiesta como pérdida de interés e incapacidad para disfrutar así como una pérdida del sentido de la vida. Nada nos motiva, vivimos “vegetando” dejando que los días pasen (¡y pasan muy lentamente!), sin ilusión ni alegría.

En el caso de lo que llamamos depresión, siempre existe una interpretación negativa de la realidad, del presente, del futuro y del pasado, una distorsión que tiñe de negro nuestros pensamientos y nuestra vida. Y ahí está la clave para eliminar la depresión, controlar la mente, controlar los pensamientos negativos y ¡darles la vuelta!

Te ofrezco también mi ayuda a través de mi sistema Ayuda Psicológica Ya donde podrás ver cómo puedo ayudarte y tendrás la posibilidad de tener una Primera Consulta Gratis

Cómo Superar una Depresión YA

La Medicación

Considero que la medicación es necesaria para la primera fase del tratamiento de la depresión. Ante todo, primero debemos levantar un poco el ánimo. La psicoterapia es necesaria, incluso indispensable, para una curación duradera pero en casos graves la ayuda de los antidepresivos es muy necesaria. Imagina un pozo de 15 metros de profundidad. El psicoterapeuta tiene una cuerda de 12 metros. Tú estás en el fondo y un metro te separa de la cuerda que te salvará. Los antidepresivos te darían la fuerza para saltar y alcanzar la cuerda.

La Psicoterapia basada en el Control de la Mente

Para poder controlar la depresión y eliminarla mediante terapia psicológica primero debemos entender los procesos que ocurren para que se genere.

La información llega a nuestro cerebro desde el exterior a través de los sentidos. Sin embargo, no sólo le puede llegar de esta manera, también lo hace desde la propia mente en forma de recuerdos, algo imaginado o un pensamiento. Hasta que el cerebro no procese esa información y decida qué supone, esa información es neutra. No tiene un significado emocional. Sólo después de interpretarla tiene un sentido para nosotros y genera ese estado emocional que llamamos depresión.

Todo este proceso se hace de una manera automática e inconsciente. Y todo ello se produce en la región de la mente que llamamos el subconsciente. Esta es una explicación simplificada de los procesos que ocurren en nuestra mente. Una vez comprendidos esos procesos, vemos dónde pueden estar las claves para controlar y eliminar la depresión:

  •  La Interpretación: Dependiendo de la interpretación que nuestra mente haga de algo, eso supondrá un estado emocional distinto.
  • El Control de la Mente, de lo que imaginamos o pensamos: Si modificamos o eliminamos eso que estamos imaginando o pensando, modificaremos el resultado.

Vamos a ver un ejemplo:

Con o sin causa (aparentemente) entramos en un proceso depresivo. Nuestros pensamientos se van tiñendo cada vez más de negro. Ana está abatida. Se murió su madre. Está triste (lógicamente). Pero ese abatimiento y esa tristeza le hacen entrar lentamente en una depresión. Sus pensamientos son, al principio, de añoranza. Recuerdos de su madre a la que nunca podrá volver a ver. Siente que ha perdido ese punto de apoyo que su madre significaba. Quizás su mayor apoyo. Y empieza a pensar “qué haré yo sin mi madre”. No tendré el apoyo de nadie. Estaré sola ante la vida…

Primera distorsión, que genera miedo y ansiedad. En vez de pensar en los apoyos que sí tiene se centra en el que no tiene. Se olvida de que ella ya es una persona adulta con recursos para vivir. Todos sus pensamientos se centran en la pérdida. Y va entrando en un estado de desesperanza. Empieza la depresión.

Esa depresión empieza a distorsionar sus pensamientos. Y desarrolla un estado de culpa…»no hice lo suficiente para que mamá no sufriese!”. “No le demostré todo lo que la quería mientras vivía y ahora ya no podré hacerlo”. “Pobre mamá, siempre le iba con mis problemas”…

Segunda distorsión, esta vez del pasado. Ana fue una hija normal, quería a su madre, hablaban por teléfono a menudo y la visitaba una vez por semana. Y su madre y ella estaban satisfechas con su relación. Pero ahora se culpa por todo aquello que no hizo…podría haber hecho más, sí, pero ¡a costa de des-atender otras cosas también importantes!

La culpa se suma al miedo y a la ansiedad, a la tristeza y al abatimiento. Y todo ello genera una depresión aun mayor.

Se siente sin fuerzas, todo le cuesta. Empieza a quedarse largo rato en la cama o en el sofá. Su mente se vuelve densa, pesada, oscura. Se da cuenta de cómo está. Y se ve una inútil. Y empieza a pensar que es una inútil. Su mente distorsiona el pasado y empieza a darle un significado diferente. Es como si su mente quisiese buscar motivos por los que estar deprimida. Y empieza a pensar que su vida no tiene, ni nunca tuvo, ningún sentido…

Aquí estaríamos ante un caso de distorsión de pensamientos. Cambiando la interpretación que la mente de Ana ha hecho del pasado, del presente y del futuro no sólo pararíamos esta tendencia a entrar más y más en un pozo sin fondo, sino que también la iríamos sacando de él. Pero no sirve de nada decírselo. No funciona. Su mente ya ha establecido esas nuevas y distorsionadas interpretaciones y no hay quién la saque de ellas.

Hay que trabajar a nivel del subconsciente, que es dónde se alojan todos esos pensamientos distorsionados que van generando esa creencia de “soy una inútil”, de que su vida “no tiene sentido”. No digo que este proceso sea fácil ni sencillo de hacer pero, con ayuda, te será posible conseguirlo. Yo mismo me libré de la depresión que sufrí hace años siguiendo este método.

Te ofrezco también mi ayuda a través de mi sistema Ayuda Psicológica Ya donde podrás ver cómo puedo ayudarte y tendrás la posibilidad de tener una Primera Consulta Gratis

bouferd-final-pruebas-Primera-Consulta-Gratis

TESTIMONIOS

Te muestro a continuación algunos comentarios que de mí, y de la efectividad mi sistema, algunos de mis antiguos pacientes me han enviado. Puedes ver todos los que he puesto en esta web en el apartado Testimonios.

Como verás para preservar la confidencialidad, algo absolutamente imprescindible en una relación terapeuta-paciente, solamente he puesto el nombre propio y la ciudad donde residen. Evidentemente tampoco he puesto fotografías. Todos ellos se han brindado a hablar contigo para que les puedas consultar sobre mí.

¡Guau… !   ¡Cuando conocí a Javier mi vida empezó a cambiar!

Todo a mi alrededor se desmoronaba: … un día, cansada y desesperada me metí en la web en busca de ayuda y … ¡allí estaba él! Todo un remanso de paz. Con su voz cálida, amable, tranquila, pausada, armoniosa, pacífica … con muchos recursos y con mucha mano izquierda. Encontré en Javier todo lo que necesitaba. Son ya 5 años los que conozco -vía telefónica- a Javier y solo tengo halagos y agradecimientos hacia él. ¡Un  gran profesional donde los haya! ¡Gracias Javier, un placer haberte conocido!”

Mercedes . Ciudad Real.

“Conocí  a Javier de forma tan inesperada como agradable. Como es de imaginar no estaba en un mi mejor  momento. No tenía tiempo ni  ganas de ir a una consulta y se me ocurrió la opción telefónica,  aunque pueda parecer un poco extraño, la verdad es que fue una gran idea. Desde casi el primer día, encontré  en Javier  no solo a un excelente profesional a quien confiar mis angustias y ansiedades, sino también y sobre todo  gran persona.

Espero y deseo que vuelva pronto a la atención telefónica, siendo de  Madrid no es factible otra relación. Sinceramente se le echa de menos, en algunas ocasiones mucho.”

Esther, Madrid

¿Quieres conocer técnicas para Superar una Depresión?

En mi Blog encontrarás algunos artículos que pueden ayudarte como el de ¿Depresión o Estado Depresivo? 10 Cosas que Puedes Hacer para Combatirlas, o el de  Cómo Controlar el Sufrimiento (2) – «El Sitio de Sufrir»

Psicólogo Online, Psicólogo por Teléfono o Psicólogo Presencial?

Ventajas e Inconvenientes de cada Modalidad

En este artículo quisiera desmitificar la idea de que es mejor acudir a un psicólogo presencial que a uno online o por teléfono.

Primero estableceré la diferencia conceptual entre online y por teléfono. Para mi, online quiere decir por email o chat, y por teléfono significa poder escuchar a la persona, con sus cambios de entonación, sin que, al escribir, quiera decir las cosas tan perfectamente que se pierda la espontaneidad.

Para mi es imposible trabajar con un paciente al que no oiga su voz, su entonación, sus inflexiones y pausas, las palabras que se escapan inconscientemente. Esas palabras que muchas veces son claves, esas palabras que consciente o inconscientemente decimos y que se revelan como algo muy importante en la terapia. Y, sobre todo, una persona lo que desea es saberse escuchada y comprendida.

Con lo cual descarto categóricamente la utilización de un medio escrito (email, chat, WhatsApp) ya que cuando escribimos no lo hacemos de un modo espontáneo. Espontaneidad necesaria para poder percibir lo que nuestro inconsciente revela.

También descarto el uso de Skype o similares, dado que nuestro cerebro en los últimos 100 años se ha acostumbrado al teléfono pero no ha tenido tiempo suficiente para adaptarse a la videoconferencia, que a veces es imperfecta, y le resulta artificial.

Así pues solo nos quedan dos opciones, acudir a un psicólogo presencial en su consulta o ser atendido por teléfono. Ambas tiene ligeras ventajas y desventajas.

En la consulta, presencialmente, el terapeuta puede ver el lenguaje no verbal, el lenguaje corporal. Esto es algo interesante. Pero se corre el riesgo de que por la apariencia física de cada uno, a uno u otro les «caiga mal el otro», al igual que se corre el riesgo de que ciertos movimientos corporales sean mal interpretados. Otra desventaja es la falta de privacidad en cuanto se nos suele pedir el nombre completo, dirección, etc.

En el caso de la consulta y/o terapia telefónica hay ciertas ventajas entre las cuales está la inmediatez, el anonimato, eliminación de distancias, solución a la falta de tiempo, comodidad y economía.

Evidentemente no con ello quiero decir que la consulta y/o terapia telefónica sea mejor que la presencial. Cada una tiene sus ventajas e inconvenientes, pero ambas dos son igualmente efectivas.

Con este artículo espero haberos aclarado las diferencias entre un psicólogo online, un psicólogo por teléfono y uno presencial.

¿Depresión o Estado Depresivo? 10 Cosas que Puedes Hacer para Combatirlas

¿Cuál es la diferencia entre un estado depresivo y una depresión?

Un estado depresivo es un estado en el que, siendo capaces de hacer las cosas de nuestro día a día, nos encontramos faltos de energía, viendo nuestra vida y el mundo de color gris, sin tener especiales ganas de hacer nada y muchas veces sin ilusión. Es como si fuésemos un poco “zombies”.

Y una depresión es un estado en el que tenemos la sensación de estar en un profundo pozo de tristeza y oscuridad. Ya no podemos hacer muchas de las cosas de nuestro día a día.

Solo tenemos ganas de estar en la cama o en el sofá, de sentirnos como en una cueva.

Vemos la vida de color negro. Tenemos ganas de llorar. Y nuestros pensamientos son absolutamente negativos.

Ya no solo no tenemos ilusión por nada sino que ya no somos capaces de disfrutar con aquello que antes nos hacía disfrutar. Nada nos apetece. Ni somos capaces de sentir placer…aquellos platos de comida que nos gustaban ya no nos dicen nada, ni tenemos ganas de salir a cenar ni de ir al cine…

Los pensamientos son totalmente negativos. Hay mucho sufrimiento, e incluso, si la depresión es muy profunda, podemos tener pensamientos de muerte o suicidas. …

Cómo Controlar el Sufrimiento – «El Rato de Sufrir»

Esta técnica es una de las joyas de la nueva psicología, las Terapias Breves, y es una técnica de las llamadas «paradójicas»…»hacer lo contrario de lo que parece que habría que hacer».

Establece que, como controlar el «contenido» de nuestros pensamientos, «lo que pensamos», al principio puede ser difícil,  lo que hacemos es controlar «cuando» dejamos que aparezcan esos pensamientos que nos producen ansiedad, o depresión, o estrés…¡y esto es mucho más fácil!

Te aconsejo que también leas la técnica complementaria a esta «El Sitio de Sufrir»

Esta técnica sirve para: la ansiedad, el estrés, la depresión, las obsesiones, las fobias, los traumas, y para controlar todo tipo de pensamientos que nos provocan malestar….

Cómo Controlar el Sufrimiento (2) – «El Sitio de Sufrir»

Al igual que la anterior técnica que te he enseñado (la que se titula «El Rato de Sufrir») esta  es otra de las maravillas de la nueva psicología.

Propone controlar “dónde” dejamos que salgan los pensamientos que nos producen ansiedad,  depresión o estrés. No en cualquier sitio vamos a permitirle a nuestra mente que deje salir esos pensamientos negativos. Solamente en un lugar específico.

Se parece a aquello que quizás te dijesen de niño (o niña)…«¡Vete al rincón de pensar!»

Esta técnica sirve para: la ansiedad, el estrés, la depresión, las obsesiones, las fobias, los traumas, y para controlar todo tipo de pensamientos que nos provocan malestar….

Cómo Relajarse Aunque Parezca Imposible – «La Relajación Progresiva»

Esta Técnica es Fácil, Rápida y Muy Efectiva…¡Pruébala y Verás!

Se basa en que es imposible que coexistan la sensación de bienestar corporal y la de estrés mental. La relajación progresiva de los músculos reduce la frecuencia y la presión de la sangre, así como el grado de transpiración y la frecuencia respiratoria, y, cuando se realiza de modo correcto, puede llegar a tener el mismo efecto que un fármaco que actúe reduciendo la ansiedad.

Un médico de Chicago llamado Edmond Jacobson publicó en 1929 un libro titulado Relajación Progresiva. En él describía su técnica de relajación profunda, la cual, según afirmaba, no requiere imaginación, fuerza de voluntad ni sugestión. Esta técnica está basada en la premisa de que las respuestas del organismo a la ansiedad provocan pensamientos y actos que comportan tensión muscular. Esta tensión fisiológica, a su vez, aumenta la sensación subjetiva de ansiedad.

La relajación muscular profunda reduce la tensión fisiológica y es incompatible con la ansiedad: el hábito de responder de una forma anula el hábito de responder de la otra. Esto es como si en la mente hubiesen dos mensajes contradictorios: la ansiedad y la relajación después de hacer esta técnica (o cualquier otra). Tiene que decidirse por la una o por la otra. Y la mente siempre da prioridad a un mensaje físico, corporal. Con lo cual decide que, si el cuerpo me dice «relajado» es que no hay ansiedad, así que elimina la ansiedad.

Esta técnica sirve para todo aquello que genere ansiedad:  la angustia, el pánico, los miedos, el estrés, la depresión, las obsesiones, las fobias, los traumas, etc… …